En estos tiempos de confinamiento, ¿qué podemos hacer si nos enfrentamos a la enfermedad grave o a la muerte? Parece que nos encontramos casi como en tiempos de guerra. No poder ir a visitar, no saber si aquel que se va a urgencias volverá, no poder ofrecer un entierro a aquellos que nos dejan y poder dar les un homenaje digno.

Y aun así podemos hacer algunas cosas que probablemente son más importantes que todo el resto.

Ya sea en una situación de cuidados intensivos, de coma, o incluso después de la muerte, tenemos siempre la posibilidad de comunicarnos con el alma de la persona. Esta conexión no es restringida ni por el tiempo ni por el espacio.

En la práctica, podemos seguir estos pasos:

  • Preparación: antes de todo, poned vuestra atención en vosotros mismos y en vuestro corazón. Pedir primero a las energías de vida, de amor y a las vibraciones espirituales de venir hacia vosotros y llenaros con su energía. Una vez sentís paz y amor en vuestro corazón, pedid la conexión con el alma de la persona. Si quereis, podeis pedir asistencia a vuestros guías.
  • Comunicad en telepatía desde vuestro corazón lo que deseáis comunicar. Podéis también enviar ondas de amor o de luz con la intención de reconfortar (luz rosa), de proteger (azul o violeta) o de elevar (luz blanca).

En general, siempre es importante explicarle al alma de la persona lo que esta pasando y porqué las cosas son como son. Por ejemplo «te hablo en pensamiento ya que no estamos autorizados a venir a verte, pero estoy contigo y tus guías también lo están para ayudarte, ya que les he pedido acudir a tu lado.»

Si la persona está en un estado crítico: Desde vuestro corazón os invito a permitir a su alma o de irse o de quedarse.  Lo importante es no aferrarse a ella.  Podeis pedir a los guías de la persona de estar presentes y de asistirle. Lo más duro para nosotros es para dejar ir y confiar. La oración a distancia más poderosa es el envío de amor y de gratitud por todo lo que habéis vivido juntos. Si os ayuda, podeis escribir una carta de agradecimiento y reconocimiento de esa persona.

Si la persona está en transición a la muerte, es importante decirlo a su alma. Esto puede parecer extraño pero el alma que deja el cuerpo no se siente muy diferente de cuando estaba viva, y esto a veces provoca que no se da cuenta que su cuerpo físico ha muerto. Podeis explicar que la vida no se termina sino que solamente el cuerpo físico es el que deja de respirar. El Arcángel Azrael o los ángeles barqueros son los seres de luz y guias que ayudan en esta etapa. Invitadle a seguir la luz, a seguir a aquellos que vienen a buscarlo. Normalmente la persona no se marcha sola. Mi experiencia es que durante las últimas horas o días antes de la muerte los seres de luz o los seres amados de la persona vienen a buscarla. Esto se traduce en una subida bastante importante de vibraciones alrededor del enfermo.

Es posible que el alma del difunto quiera visitaros: decidle que su alma puede desplazarse cuanto le plazca solo con su deseo o elección. Ya no existe para el alma desencarnado el límite fisico del espacio y tiempo que nosotros conocemos. Os invito a tener espacios de silencio y recogimiento, pero sin expectativa. Podeis crear un altar en vuestra casa con objetos, fotos y todo lo que os inspire, sobretodo si no podéis acudir al velatorio.

Alternativas de funeral: Explicad primero al alma de vuestro ser querido como los actos funerarios serán afectados por la situación de confinamiento y que no significa que nadie piense en el.  Usar vuestra creatividad.  Podeis crear un espacio virtual dónde la gente puede escribir un ultimo homenaje por ejemplo.  Sed creativos: cada uno puede encender una vela, podéis crear un grupo de Facebook cerrado donde las personas pueden rendirle homenaje, etc. 

Todo es justo, nada es por hazar: Tenéis que saber también que si el alma de la persona ha decidido irse, ya sea a través de la pandemia o simplemente durante este periodo, es también la elección de su alma y es lo que tiene que pasar. Algunos aprovecharán de la pandemia para marcharse más rápidamente como ocurre cada año en la epoca de la gripe.  Es un poco como aprovechar de «montar en este tren de partida» en lugar de esperar más tiempo.   

Cuidaros a vosotros mismos: Lo más duro será sin duda tener que vivir o atravesar esta etapa en las condiciones de aislamiento físicas actuales. Sobretodo no entréis en energías basadas en la culpabilidad, lamentos, cólera, y si entráis, pedid la ayuda de vuestros guías para no quedaros y transmutarlas. Recordad que para el alma de la persona que continua su viaje, veros bien y tranquilos es el mejor regalo que le podéis hacer. Buscad apoyo o permitiros recibirlo, menos mal que el teléfono e internet están allí. Tenemos la suerte, en su mayoría, de no tener que sentirnos solos. Más que nunca, el mundo se levanta con esta necesidad colectiva de empatía y apoyo. Son las energías de la nueva era que esta situación ha acelerado.

Cuidad de vuestros amigos y de vuestras familias, pero antes, de vosotros mismos, para poder ayudar mejor al otro. Haced y volved a hacer la preparación citada anteriormente. Pedidles a las energías del amor de llenaros y entregamos al amor universal, que es eterno y no tiene ningún límite y que nos une a todos, sean cuales sean los aspectos en los que vivimos. Enviad luz o amor a aquellos que lo necesitan. Veréis como vuestro corazón también se llena, ya que el amor sanador no tiene limites.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies